5 mitos del cerebro humano que tal vez creías reales

No todas las verdades son verdades

Javier Diez

El cerebro humano es un órgano que ha sido muy estudiado y del que aún se guardan inmensas incógnitas. Durante el tiempo en el colegio se nos enseña una gran cantidad de datos sobre él y aún si no nos dedicamos a una profesión que haga estudios formales sobre el cerebro, la cultura popular nos hace llegar información. Algunas cosas son verdades e ilustrativas, pero otras, en cambio, se vuelven un cúmulo de datos que con la repetición ganan terreno como si fueran verdades incuestionables.

Así que vale la pena dar una repasada a lo que sabemos o creemos como cierto y que no son más que mitos. También a verdades asombrosas de este órgano tan importante.

Usamos un hemisferio más que otro

Podemos recordar que el cerebro cuenta con dos hemisferios, que constituyen la mayor parte de todo el órgano. A estos dos hemisferios se les ha atribuido que las personas desarrollan más uno que otro, más aún: que si el hemisferio derecho está más desarrollado entonces se trata de una persona más intuitiva y creativa, por otro lado si es el hemisferio izquierdo el más desarrollado la persona será más analítica y lógica.

Con el paso del tiempo, los estudios y las tecnologías que han podido ver el funcionamiento del cerebro en distintas procesos cognitivos y han encontrado que durante todas las actividades el cerebro está activo, claro que algunas partes más que otras dependiendo de la actividad, pero queda lejos de la creencia que por desarrollar un aspecto el otro se atrofie por no usarlo.

Solo usamos el 10% de la capacidad cerebral

Cabe señalar que esto es uno de los mitos más divulgados y que pocas veces se llega a cuestionar, sea precisamente porque la repetición parece haberle dado veracidad o porque se ha convertido también en una metáfora para explicar el gran potencial humano y se ha llevado al terreno de ser un hecho científico por error.

De cualquier forma es un mito y como tal se puede entender que no es posible que 90% de un órgano esté ahí "sin hacer nada" y lo mismo va para este mito como en el anterior, al poder escanear el cerebro se ha podido saber que durante las diversas actividades el órgano está en constante actividad.

El alcohol mata las neuronas

Pues sí, es un mito pero antes que comiencen a correr los ríos de bebidas alcohólicas es preciso decir que es un mito como se ha planteado. Lo que sucede es que el cerebro no es un "hardware" fijo sino uno que se va actualizando y su estructura es cambiante. Ni qué decir del "software". Lo que afectan las bebidas alcohólicas son las conexiones entre las neuronas. Es decir la sinapsis pero esto es reversible.

Aún así, no se necesita ser un genio en el tema para saber que todo abuso creará efectos adversos a la salud, sobre todo si se mantiene al cerebro en un constante estrés.

El cerebro ya no puede aprender en la vejez

Mucho he escuchado sobre esto, tanto en jóvenes que piensan que los adultos mayores ya no pueden aprender, como en ellos mismos que llegan a decir "a mi edad..." y se condenan a no poder aprender, cuando es precisamente la falta de prácticas nuevas lo que hace más complejo el aprendizaje de nuevas cosas.

El cerebro tiene un desarrollo tremendo durante los primeros años de vida, triplica su peso durante el periodo infancia-pubertad y se cree que alcanza la madurez a los 20 años. Pero esto no quiere decir más que su maduración física. No se trata de que en delante sea imposible de aprender, de hecho el ejercicio diario del cerebro lo hace más propenso a estar en forma para aprender nuevas cosas.

Hasta hace poco la plasticidad cerebral era atribuida solo en las primeras etapas de vida de los humanos, sin embargo estudios actuales han encontrado que la plasticidad cerebral es constante durante toda la vida de una persona y que hay factores que la favorecen como la alimentación y el ejercicio físico.

Si de maduración cerebral se trata en los adultos mayores, las buenas noticias son que los humanos a esa edad nos volvemos más empáticos, particularmente los hombres son más comprensivos ya que los niveles de testosterona también bajan. Bueno, la ciencia ha hablado.

Los cerebros de los hombres y las mujeres son iguales

Pues sí, esto sí es un mito pero no en detrimento de las mujeres. Ni de los hombres cabe decir. Es verdad que los cerebros de los hombres son más grandes, pero es obvio porque la constitución física es proporcional. Pero más grande no significa más inteligente, sino vean a los animales más grandes que los humanos.

Podemos recordar que el cerebro es gran complejo químico y eléctrico, ahí es donde hombres y mujeres son distintos en sus cerebros. Por ejemplo en una situación de estrés, la disminución de seorotonina (un neurotransmisor relacionado con las sensaciones de bienestar y felicidad), los hombres la manifestarán con un incremento de agresividad, mientas que las mujeres con un aumento de depresión.

Las diferencias entre los hombres y las mujeres existen pero también es en el proceso de maduración que el entorno influye, como el ambiente, la alimentación. Cada sexo tiene ciertas habilidades más desarrolladas que el otro, sí pero esto no debiera usarse para demeritar al otro, es el sentido de comunidad lo que hará rica la experiencia personal.

El grandioso cerebro

Así pues, pese a que hemos visto que tal vez hemos repetido mitos como verdades no nos equivocamos en que el cerebro es un maravilloso órgano, la verdad sea dicha como todo el cuerpo humano, con una gran capacidad y aún con muchos misterios para la ciencia.