Hansei

Un estilo de vida

Javier Diez

Hansei (反省, auto-reflexión?) es una idea central de la cultura japonesa, que significa el reconocimiento de los propios errores como base para la mejora.


También significa el reconocimiento del éxito con modestia y humildad. Parar de hansei significa parar de aprender. Con el hansei uno nunca llega a estar

tan convencido de su propia superioridad, que no puede dejar abierta la posibilidad de mejora. Parte de esta idea se resume en la frase

«el enemigo de mejor, es lo mejor», que alude a un estado final inamovible, en vez de un proceso de mejora continua.

Hansei - Introspección en el trabajo.

¿España puede aprender de Japón?

La introspección es un concepto muy desarrollado dentro la cultura japonesa, difícil de entender en nuestra cultura acostumbrados a buscar la culpa ajena.

En mi experiencia tabajando me he percatado de una situación muy típica, cuando ocurre algo dedicamos mucho tiempo a buscar responsabilidades sin éxito, al final a alguien le toca el "marrón" de solucionar el problema pero nunca nadie admite claramente su culpabilidad ni mucho menos aprendemos individualmente o como grupo a evitar dicho error en el futuro. Con lo cual es típico que se vuelva a producir al poco tiempo.

Esta forma de trabajar a base de ir resolviendo marrones es agotadora, al final uno coge y arregla lo que sea por pura desesperación, habiendo dedicado horas y horas de discusiones infructuosas que no llevan ni a la corrección verdadera del problema ni al aprendizaje para evitarlo en el futuro.

Los Japoneses tienen en su cultura milenaria un concepto que justamente sirve para resolver estos problemas, elhansei, en las empresas modernas suelen llamarse reuniones de introspección o directamente de hansei (reuniones de reflexión, meditar sobre lo que has hecho).

En estas reuniones se plantea el problema en cuestión, suelen comenzar con una breve descripción del jefe de grupo sobre lo ocurrido y lo que no debe volver a ocurrir. Aquí surge la primera gran diferencia, el japones no se centra en buscar la culpa o al pecador, tan típico de nuestra cultura inquisitorial, guiado por su cultura budista tan arraigada, ellos lo que no soportan es la vergüenza, pero no individual sino de cualquier tipo, da igual quien se equivoco porque será un vergüenza para el grupo, la empresa o el colectivo.

En las reuniones occidentales solemos buscar culpables sin más, mientras que el hansei lo que se busca es que ha hecho mal cada uno, la instrospección personal. Nunca se señala a nadie más que a uno mismo por obvio que resulte. Si tu compañero no puso correctamente un marcador, tu no lo señalas a el como responsable sino que remarcas tu error por no comprobar el marcador.

Esto se aplica también a grupos, aunque se sepa que el fallo ocurrió en el departamento X, por ejemplo, en una sesión de hansei donde estén todos los departamentos, cada uno hará introspección para decir como evitar que el problema aparezca de nuevo, sin señalar al departamente X, cuando le toque al departamente X hará lo mismo.

Estas reuniones suelen ser de lo más productivas y fructíferas, rara vez se sale de ellas sin aprender como evitar errores y como mejorar en conjunto, todo lo contrario que las interminables reuniones que tengo que aguantar en mi trabajo donde nunca nadie ha hecho nada incorrecto ni se equivoca y nunca queda claro que ocurrió, siendo una pérdida tanto para la empresa, como para uno mismo como persona, donde prima escurrir el bulto y evitar que te caiga la patata caliente.

Al principio, cuesta entender la profundidad del hansei, yo pensaba que simplemente consistía en responsabilizarse y reflexionar dándole vueltas a lo sucedido, viéndolo desde muchas perspectivas. Pero realmente va más allá de la reflexión, se acerca más a la introspección y el “conocimiento de uno mismo”.

A los niños japoneses cuando hacen algo incorrecto se les regaña diciéndoles que hagan hansei. Sólo con decir eso, los niños/as ya saben en el subconsciente que deben responsabilizarse, reconocer, explicar el problema y que deben cambiar en el futuro para no volver a cometer el mismo error. No es cuestión de castigar al niño y hacerle sentir culpable, se trata de hacerle ver que nadie es perfecto y que siempre podemos mejorar como personas si nos lo proponemos.

Espero que esta cultura llegue a inculcarse en España, tan dados que somos a quejarnos por todo, nacemos con la frase "la culpa es de ..." en la boca.

Otra diferencia es la forma de ver los logros, aunque se hayan cumplido con todas las expectativas y las hayamos superado, un jefe japonés siempre dirá: seguramente lo podríamos haber hecho incluso mejor. Lo dice para incentivar a sus trabajadores en mejorar continuamente, aunque celebre el buen trabajo siempre buscará como hacerlo mejor.

Toyota es una de las empresas más rigurosas aplicando hansei. Siempre están haciendo reuniones ya sea porque las cosas van bien o las cosas van mal. Están continuamente reflexionando sobre sus procesos e intentando analizar qué se puede mejorar, en Toyota dicen “No tener problemas, es un problema”.

El hansei es más que una forma de mejorar en la empresa, es un estilo de vida, una forma de progresar y ser mejor persona, vivimos en una aldea global, España ya no puede vivir del campo, del ladrillo o del turismo simplemente, la mejora en el rendimiento y la excelencia de trabajos relacionados con la tecnología son nuestro futuro, si queremos volver a pertenecer al grupo de países que lidera Europa. Nuestra economía necesita Hansei.