¿Es la inversión necesaria para tener éxito con mi startup?

La inversión no da el éxito

Javier Diez
Vivimos entre rondas de inversión y startups, pero realmente... ¿cuál es el funcionamiento lógico y la situación del éxito en esta tendencia en auge? Vamos a analizar a pequeña escala este contexto en España aunque podríamos extrapolarlo a nivel mundial.
Seguramente si estas al tanto del sector empresarial y más concretamente de startups habrás escuchado y leído constantemente "Fulanito levanta una ronda de inversión de 1 millón de euros", y es que hay una brecha de información entre lo que es real y lo que finalmente termina viendo el usuario estándar. La cuestión: ¿es oro todo lo que reluce?
La inversión no da el éxito. Lamentablemente si estás desarrollando una startup y te sientes como Mark Zuckerberg ya puedes ir olvidándote de que el dinero trae el éxito. No podemos negar que tener capital para que una startup pueda invertir en mejorar su posición y estructura es vital para el desarrollo de los objetivos marcados, pero no da el éxito explícito.
Una startup no tiene que aspirar a recibir una ronda de inversión, no es el proceso lógico para triunfar con un producto o servicio. La inversión debe ser una oportunidad de crecimiento mucho más rápido que el normal pero no debería ser obligatorio. Las personas que invierten lo hacen principalmente por 2 motivos: curiosidad y rentabilidad. Esta última a veces se impone en función de la madurez del investoren cuestión.

Tener éxito visualmente no significa que sea proporcionalmente directo al éxito financiero. Las cuentas de las empresas son publicas. Con tan solo ir al registro Mercantil y solicitar los documentos asociados a una sociedad concreta podemos observar que todas estas startups, de las que mola presumir ser un usuario de sus servicios, no terminan facturando tanto como se cree. Por poner un ejemplo totalmente aleatorio: la startup eyeOS, recientemente comprada por Telefónica, tuvo en el año 2012 una facturación de 250.000 euros frente al millón de euros en pérdidas. De cara al público esto no se conoce y por tanto suele ser demasiado ilusorio las apariciones de los dirigentes de startups de este estilo en portadas de medios y en diferentes eventos.
Demasiado humo y expectativas. Las expectativas siempre juegan una mala pasada en todos los sentidos de la vida pero aquí se juega con la carta de lo que yo llamo vendehumismo ilustrado. El caso Gowex es un claro ejemplo de humo en su máximo exponente.

Escalar un negocio sin dinero es un problema pero conseguir una ronda de inversión no siempre es la solución. Hay un detalle curioso acerca del network effect que generan las rondas de inversión en las startups y es que las personas tienen la percepción de que cuanto más dinero levantes significa que eres mejor que tu competidor. Esto significa que la percepción del éxito la genera un inversor con su dinero y no el propio producto o servicio. Evidentemente esto es un gran error. No se puede dar ese poder tan abstracto al dinero. Sólo el tiempo decide quién hace mejor las cosas, no quién es el mejor.