Estudio de psicología demuestra lo difícil que puede ser “no hacer nada”

La necesidad de estar haciendo algo

Javier Diez

A través de estos interesantes estudios un equipo de psicólogos de la Universidad Virginia y Harvard encontraron que las personas, a las que se les indicaba que permanecieran quietos disfrutando su pensamientos, no lo conseguían. Incluso en una de las etapas del estudio existía la posibilidad de proporcionarse una pequeña descarga eléctrica y hubo quien prefirió esta alternativa que quedarse "sin hacer nada”.

El informe de psicología completo consta de 11 estudios que fueron publicados el día de hoy, en ellos encontraron que las personas detestan ponerse a pensar, lo más sorprendente es que los resultados fueron similares en personas de distintas edades, profesiones o incluso si usan o no smarthphones redes sociales.

En la primera etapa de los estudios se realizó a estudiantes, se les ponía en habitaciones vacías con la indicación de solo pensar, sin dormirse, por periodos entre 6 y 15 minutos. En promedio manifestaron no disfrutar la experiencia, además de encontrar difícil poder concentrarse. Los psicólogos quisieron descartar que fuera la habitación la que produjera esta falta de concentración y llevaron a los estudiantes a habitaciones en sus hogares para obtener similares resultados.

Luego trataron con personas que no fueran estudiantes y ocurrió lo mismo. Las resultados son muy interesantes cuando llegaron a la etapa de los estudios en que dan a elegir entre no hacer “nada” o proporcionarse una pequeña descarga eléctrica. ¿Los resultados? Dos tercios de los hombres presionaron el botón y una cuarta parte de las mujeres. Incluso un hombre se proporcionó la descarga 190 veces.

Timoteo Wilson encargado del estudio, comentó que estos resultados son por el contrario de lo que se puede pensar, un reflejo de la vida moderna con dispositivos móviles redes sociales, sino a una necesidad imperante de estar haciendo algo, sí, incluso autoadministrarse descargas eléctricas.

Es difícil imaginar cuántos de nosotros nos daríamos una descarga solo para pasar el rato, los sujetos del estudio lo probaron antes de entrar a la habitación a ponerse a pensar y dijeron que aunque les pagaran con ello no usarían las descargas, aún así algunos lo hicieron. Sin duda un gran ejemplo de las muchas cosas que fingen como descargas en la vida diaria para evitar ese terreno de los pensamientos o esa avidez de estar haciendo algo, lo que sea. Me gustaría saber si personas comunes que acostumbran a meditar arrojarían los mismos resultados.